2017 ha sido el año en el que millones de personas han comprobado en sus carnes los efectos del cambio climático. Sequías, huracanes, incendios, contaminación… se han llevado vidas y han causado miles de millones de pérdidas y enormes daños.

2017 se recordará como el año en el que Donald Trump aisló a Estados Unidos de la lucha internacional contra el cambio climático.

Pero 2017 también nos ha dejado buenas noticias: tras más de 40 años de vida, por fin se ha anunciado el cierre de la central nuclear de GaroñaIberdrola ha solicitado el cierre de sus dos últimas centrales térmicas de carbón y se ha comprometido a recolocar al 100% de la plantilla y la Unión Europea y otros nueve países han declarado una moratoria a la prohibición de la pesca industrial en el Santuario Ártico durante los próximos 16 años.

2018 presenta numerosos retos: afrontar la grave sequía que afecta a este país, luchar contra los grandes incendios forestales, decir no al carbón y a los combustibles fósiles… Y solo lo podremos hacer con tu ayuda. Únete a Greenpeace y 2018 vendrá cargado de victorias… ¡gracias a ti!